Skip to main content

Fiebre

  • La fiebre no es una enfermedad en sí. Es un síntoma de enfermedad y puede ser un signo positivo de que el organismo esté combatiendo una infección. No obstante, la fiebre puede hacer que su hijo se sienta molesto, de modo que es importante saber qué opciones hay para ayudar a bajar la fiebre y hacer que su hijo se sienta mejor. La fiebre se define como una temperatura rectal superior a los 100.4 °F (38 °C). Si tiene alguna pregunta, debe consultar con el médico.

  • Nunca utilice alcohol para bajar la temperatura. Si tiene alguna pregunta sobre cómo tratar la fiebre, debe consultar con el médico.

  • Llame inmediatamente al médico o a su proveedor de atención médica, ya que su hijo podría deshidratarse.

  • Tocar la frente para determinar si un niño tiene fiebre puede ser engañoso. Debe consultar con su médico para obtener recomendaciones específicas para tomarle la temperatura a su hijo.

  • Un niño afiebrado puede tener convulsiones a causa de la fiebre. Si necesita más información, debe consultar con su médico u otro proveedor de atención médica.

  • La fiebre puede estar asociada a sofocos, sudoración, temblores, dolores musculares y/o dolor de cabeza. La fiebre puede también estar acompañada de falta de apetito y sensación de letargo. Un aspecto importante a tener en cuenta cuando se trata de niños es la deshidratación (pérdida de líquidos), que puede volverse grave si no se vigila cuidadosamente. Si tiene alguna pregunta, debe consultar con el médico.

  • La fiebre está asociada con una amplia variedad de causas. La fiebre en los niños por lo general se debe a infecciones virales o bacterianas, como el resfrío común, la gripe, una infección de oído o el dolor de garganta. Sin embargo, la fiebre también puede ser un signo de una enfermedad o una infección grave. Si tiene alguna pregunta, debe consultar con el médico.